A mí nadie me incentivaba la lectura, y ahora parece que es una tarea más para lista de responsabilidades de los señores padres. A mí me leyeron cuentos durante la niñez claro, como a todos los chicos de clase media y de barrio, un cuento antes de dormir. Cuento que si lo leía mi papá se salteaba páginas e inventaba palabras que sabíamos con mi hermana que allí no figuraban y si lo leía mi mamá a veces nos decía “solo por la mitad ya que es muy largo”. Uno no sabía con cual de los lectores quedarse si con uno que cambiaba el contenido y resumía el cuento o con el otro que te dejaba con el insoportable continuará…. La biblioteca de mi casa no era más que unos dos estantes de poco menos de un metro con libros que se fueron amontonando por casualidad allí, una enciclopedia de historia y un atlas, pero teníamos muchos cuentos, una bolsa cada una (mi hermana y yo) llena de cuentos clásicos y fábulas. Pero ese tesoro no era más grande que los que hoy en día tiene cualquier niño, y hasta me arriesgo a decir que hoy tienen más, mucho más, menos rotos, más nuevitos tan nuevitos que como se los regalaron los depositaron cual objeto de decoración en la linda repisita del dormitorio ¿o no? En la escuela teníamos libro de lectura sí, pero no existía la hora de lectura institucional, con todo esto no es para ponerse de ejemplo, pero somos personas que siempre están leyendo, uno o varios libros, que aprendemos con los libros y tenemos una opinión algo formada….En fin, la verdad no creo que para incentivar la lectura a nuestros hijos tengamos que ir a charlas o pedirle a un experto que nos diga como se hace, creo que lo necesario es comenzar a retomar la lectura como algo de todos los días, como se ve tele, como se escucha música, como se navega por Internet, como se va de doping.
Escucho a muchos padres quejarse de que sus hijos no tocan un libro, que la juventud no lee, que no saben como hacer…etc., etc.…¿No sería bueno comenzar a ”predicar con el ejemplo”, como dice mi abuela? ¿No sería bueno que nuestros hijos nos imiten en la lectura como lo hacen imitando gestos cotidianos? ¿No sería bueno apagar la tele un rato y tomar aunque sea el diario? Si queremos revertir esta situación debemos empezar por nosotros, debemos dar el ejemplo, como se dice habitualmente y no dar el ejemplo como una obligación sino porque estamos convencidos de hacerlo. Si no te interesa la lectura en lo más mínimo y además pensás como muchos que es una perdida de tiempo y que no tenés tiempo disponible para “perder” … bueno ¿qué te puedo decir? Con esa postura será difícil que tu niño le encuentre el gustito, no imposible, pero difícil…
Lo que yo propongo, y no solo por los niños sino por todos, es que bajemos un poco el volumen en casa. Bajemos la música, apaguemos el tele, abramos un libro frente a los chicos y frente a las parejas, no nos escondamos como bichos raros para leer…Leamos en el baño, en la cocina mientras se calienta la pava, en el colectivo, en el remis, en el tren, en los bares, en las plazas….no sé cada uno encontrará su lugar y sus cinco minutos para un poemita breve, para una frase celebre, para un refrán, un micro relato…y luego, con el tiempo no estaremos tan solos con la lectura, porque la lectura se contagia, hay mucha gente vacunada contra la lectura pero igual con paciencia se contagia….

About these ads