La verdad, de verdad.

Cuando la verdad
se repliega en abanicos de papel,
y la guardás en los bolsillos,
y la escondés en los roperos,
y la enterrás en las macetas viejas
de tu patio de cemento.

Cuando la verdad
toma frío tras las puertas,
y te mira
a través de las ventanas,
mientras hacés de tus cosas
una vida sin sentido.

Cuando la verdad
se te pega a la espalda,
y es tan tuya…
pero te es imposible
verla a la cara,
y abrazarla íntegra,
(y aunque parezca redundante)
solo le das la espalda.

Cuando la verdad, concluyendo,
no es más que una síntesis,
la vida se transforma
en un resumen,
de lo que fue
o pudo ser…

Anuncios

4 comentarios en “La verdad, de verdad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s