Desde la nuca

Se le había apiñado un mal sueño (por no decir pesadilla) ahí, en la nuca, justo por encima de la última vértebra. El elemento incorpóreo alojado allí casi no lo dejaba pensar con claridad hasta el acto más simple.

“-¿Dónde lo velan?….
– No, si lo velaron “antyer” y ayer no ma´lo eterraron…
– Qué macana che… no habé sabido na´….”

El retaso de conversación le llegaba con el viento desde la vereda vecina, mientras cerraba la puerta de su casa y quedó medio congelado por ella y por el frío …. claro.

“- Qué loco che, ayer comí en la parada con el viejo…
– Sí…un bajón, de golpe…
– Vamo junto al velorio…
– Está listo, despué hablamo.”

Subía al taxi con dificultad y aun se le dificultaba más la existencia escuchando la segunda necrológica del día en la voz y en la radio del tachero….
De pronto, cómo un súbito alarido, como un grito agudo casi un chillido, la pesadilla alojada en su nuca recorrió un camino transversal hacia su corazón y se sintió terriblemente angustiado.
Ya no sabía bien a donde ir y como era muy supersticioso decidió manejarse con cuidado ese día, andar con pie de plomo como quien dice y bajo del taxi sin explicación alguna. Caminaría.

Dos cuadras más adelante recordó por fin el sueño y se horrorizó, pero ya era tarde la luz verde del semáforo se le mezclaba con la roja de la ambulancia…

………………………………………………….

Aun está muy fresquito del relato luego veo si le hago algunos cambios…

Anuncios

3 comentarios en “Desde la nuca

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s