El mes de la espera

Transcurría el mes de la espera, el sol caía extremadamente pesado cada día sobre sus cabezas y el calor casi no los dejaba pensar.
El tiempo se hacía de plomo por entonces y lo peor era que pese a no pensar demasiado ellos lo sabían.
De apoco se fueron apagando, callando, aquietándose sin un motivo lógico comprensible. Llegaron al letargo absoluto y a practicamente derretirse (literalmente) en las aceras…
Para salvarlos luego, llegó Enero.

Anuncios

4 comentarios en “El mes de la espera

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s