Volver a cruzar el puente

Llegado el momento, había que cruzar el puente.
El puente viejo, en ruinas, lleno de hierbas y malesa…que le crecieron con el tiempo…
Había que cruzarlo, descalzos e indefensos, nosotros habíamos perdido la práctica de cruzar el puente sin miedos, sin mirar abajo, de cruzarlo disfrutando del retorcijón en la panza…
Del otro lado nos esperaba algo, pero habíamos olvidado que era…
El puente para ir a jugar más allá de la vista de los adultos, el puente que transportaba siempre a otro sitio, el puente de aquellos días estaba ahora delante nuestro…y aun lo está, nos espera.
Nos vamos acostumbrand0 a ir siempre por la misma vera del camino, por la misma orilla del río, por la misma arista de la vida y olvidamos sensillamente lo mucho que disfrutabamos la aventura de ser todos los días alguien nuevo…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s