Otro

verdaderos.hombres.montana

Otro viene de lejos. Otro viene por mar. Otro que habla en susurros y que mira profundo.

Teo lo sintió antes que yo seguramente, por eso su silencio. Teo está molesto. No dice nada solo comienza a moverse y temo que cruce el umbral sin mí.

En la vigilia traté de explicarle. Yo no invito a nadie…solo me abordan, me asisten, me buscan para contar algo. Tu mismo me buscaste hace tiempo para contar tu verdad…qué se supone que haga con este otro ser que acude a mí en la misma situación desesperada?

Teo me clava su mirada verde intensa. parece que hoy le hubiera agregado un filtro de hielo, porque no la siento cálida, tiene toda la intensidad del frío y la distancia. Sus pasos dándome la espalda se sienten a ofensa y a reproche y a culpa.

Sé que espera que lo llame y sé que sabe que no lo haré. Hay un acuerdo tácito, tan fuerte como el de los amantes. Te espero cuando decidas volver Teo. Y sí probablemente “Otro” aun sin nombre,  me acompañe un tiempo.

Anuncios

Andarme para hallarte

cuentos-zen-bosque

Andarme en mi cuerpo, caminarme los bosques y los pantanos, los rincones más negros, los huecos del alma.  Andarme despacio y con prisa, andarme de noche, de siesta, de sueños y de vigilias, explorarme hasta la herida, hasta sentir la carne bajo la piel y hallarme en la negrura que no miente, en la opacidad sincera, en la calma detrás del viento.

Hallarme sincera, tan transparente que se vea la miseria, para nombrarte a boca entera, a corazón abierto, a llanto y risa descubiertos, nombrarte para hacerte presente, para invocarte, para que seas cuerpo. Para que estés, en este sitio extraño donde a veces hemos coincidido en sueños.

Escríbeme o solo Escribe….

Si lees esto y te das por aludido, escríbeme.

Si te despiertas a las 3 sabiendo que me soñaste y no recordando cómo o porqué, escríbeme.

Si algo te susurra en la panza o en el corazón, o tal vez a vos te susurra en el oído, en la cabeza, en la garganta….entonces escríbeme o escribe…

Escribe al aire si no quieres escribirme a mí, tal vez y con suerte yo igual pueda leerte….

 

Habitar oscuridad y cobijo

Porque cae la lluvia
y aveces el viento azota
porque ya han caído todas las hojas
y todo oscuro está…
Porque es tiempo de madriguera
olfatear, dar vuelta y vuelta y echarse a meditar.
Porque es tiempo de cuenco donde revolver y pensar,
de cacharro de barro para algo cocinar
de macerar amores que nos vendrán a reconfortar…
Tiempo de cueva y de invernar
de apagar las luces
de bajar a lo profundo
de cavar un hueco donde habitar
de encender allí un fuego
donde el alma vuelva a sanar…

Va y viene

annapurna_south_lenticular_97rvp-1Hoy me levanté con Teo en la cabeza. Aun lo tengo escalando el Annapurna. A veces siento que me dice: “esto es una locura” o “avanzo o no?” o “hasta acá llegué”, nada hoy me decía: “Si no me seguís voy solo, ya no te espero.” Y cuando él avanza así no me queda otra que seguirlo porque sino no voy a saber que tengo que escribir y la novela quedará más truncada aun…

El tema es que me cuesta mucho escribir lo que viene supongo porque cada personaje es un poco un lado mío y Teo encarna el coraje y la calma, creo que es mi lado seguro, mi energía yan en acción o algo así. Pero escribir desde mi emocionalidad y mi pasión como, siempre lo he hecho, me supera a veces en temas como los que exige Teo… Un ir a aventarse al vacio para definir su existencia en un acto incierto con el aplomo y la seguridad que eso requiere…ufff… Yo no sé que pasará cuando dé el paso siguiente, pero sé que él lo sabe y no me queda otra que hacerlo. Cuando yo escribo, el vive, y si yo no escribo él no avanza y me asombra como a veces no pierde la paciencia …

Sé que voy a  llorar cuando lo escriba, me voy a emocionar y voy a comerme letras y mi dislexia va a ser muy obvia y me voy a sentir terrible después, aunque no sé que cosas extrañas desencadenará que él llegue a la sima….

Ventana sobre una mujer…Eduardo Galeano (volver a la poesía es respirar)

Volver a la poesía para mí es volver a creer en nuestros ideales, es volver a tener coraje, volver a ser románticos en este mundo que hace todo lo posible por sacarte esas alas locas con las que nacimos…

y volví sin rumbo cierto, como siempre y aterricé en Galeano esta vez y me encontré con este poema tan… tan… ojala las les guste y los llene de aire como a mí…

VENTANA SOBRE UNA MUJER
Esa mujer es una casa secreta. (es una fortaleza)
En sus rincones, guarda voces y esconde fantasmas.
En las noches de invierno, humea.
Quien en ella entra, dicen, nunca más sale.
Yo atravieso el hondo foso que la rodea. En esa casa seré habitado.
En ella espera el vino que me beberá.
Muy suavemente golpeo a la puerta, y espero.

Marea

 

84a1d99e6a1c52d9798a8b484b6d3251

 

 

 

 

 

 

El pulso interno

el tiempo mio, el otro tiempo, el tuyo y el de él

todas las verdades sentidas con igual intensidad

El palpitar de los sentires

El parir de la expresión

El soplo de cada gesto intrínseco

cada suspiro y cada grito, cada mirar y cada oler

cada especial manera de tragar saliva…

mi forma de ir por la vida

tu forma, su forma…. el devenir cambiante del vivir

tan igual respiramos

y tan distinto el vai ven de inspirar y exhalar

….eso …  tan simple que es enorme

….eso … la magnitud de la vida

las innumerables formas de sentirla dentro,

fluyendo en este cuerpo mínimo

donde milagrosamente su inmensidad cabe

eso, eso

cómo nombrarlo?

marea, solo marea, enormemente marea…

 

Inevitable

Inevitable no volver a escribir

por más que la pintura me permita el impulso y la libertad de nos buscar palabras

por más que la magia me ragale embriaguez de fantasía

por más que los hijos me llenen de risa y de cansancio

por más que el amor se libere o se repliegue doloroso

inevitable es no volver a confiar en las teclas o en la pluma, el papel o el monitor

y saber que sí o sí surgirá la compañía de algún ser casi real que me cobije con su distante mirada inventada…

Divagaciones en torno a la novela

Me está pasando de no poder o no querer “soltar” la historia de mis personajes.

Como si quisiera que sean solo míos por un tiempo más.

¿Me estaré convirtiendo en carcelera de seres efímeros?

¡Menuda tarea!

Como encadeno a quienes son hechos de palabras!